16 Entraron un macho y una hembra de cada especie, tal como Dios había ordenado a Noé. Luego el Señor
cerró la puerta detrás de ellos.