14 Pasaron otros dos meses,
¡y por fin la tierra quedó seca!