20 Luego Noé construyó un altar al Señor
y allí sacrificó como ofrendas quemadas los animales y las aves que habían sido aprobados para ese propósito.