5 La riqueza
es traicionera
y los arrogantes nunca están tranquilos.
Abren la boca tan grande como una tumba
y como la muerte nunca están satisfechos.
En su avaricia juntaron a muchas naciones
y devoraron a muchos pueblos.