3 »¡Veo a Dios cruzando el desierto de Edom,
el Santo viene desde el monte Parán!
Su brillante esplendor llena los cielos
y la tierra se llena de su alabanza.