8 La plata es mía y el oro es mío —dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales—.