4 Pues no es posible que la sangre de los toros y las cabras quite los pecados.