4 Después de todo, ustedes aún no han dado su vida en la lucha contra el pecado.