5 Jesús, el hombre
Es más, no son los ángeles quienes gobernarán el mundo futuro del cual hablamos,