3 Por esa razón, debe ofrecer sacrificios tanto por sus propios pecados como por los del pueblo.