8 Aunque era Hijo de Dios, Jesús aprendió obediencia por las cosas que sufrió.