39 Todo el que cree en él es declarado justo ante Dios, algo que la ley de Moisés nunca pudo hacer.