21 Tiempo después Pablo se vio obligado por el Espíritu
a pasar por Macedonia y Acaya antes de ir a Jerusalén. «Y, después de eso —dijo—, ¡tengo que ir a Roma!».