17 Cuando llegamos, los hermanos de Jerusalén nos dieron una calurosa bienvenida.