59 Mientras lo apedreaban, Esteban oró: «Señor Jesús, recibe mi espíritu».