28 y ahora venía de regreso. Sentado en su carruaje, leía en voz alta el libro del profeta Isaías.