11 «¿Qué les hace pensar que yo deseo sus sacrificios?
—dice el Señor
—.
Estoy harto de sus ofrendas quemadas de carneros
y de la grasa del ganado engordado.
No me agrada la sangre
de los toros ni de los corderos ni de las cabras.