28 Pero los rebeldes y los pecadores serán destruidos por completo,
y los que abandonen al Señor
serán consumidos.