5 Pues el Señor
aplastó tu poder malvado
y puso fin a tu reino perverso.