22 No pongan su confianza en los simples humanos;
son tan frágiles como el aliento.
¿Qué valor tienen?