23 Entonces, la gloria de la luna menguará,
y el resplandor del sol se desvanecerá,
porque el Señor
de los Ejércitos Celestiales reinará en el monte Sión.
Reinará con gran gloria en Jerusalén,
a los ojos de todos los líderes de su pueblo.