4 Pero el Señor
me ha dicho:
«Cuando un león joven y fuerte
ruge sobre la oveja que ha matado,
no lo asustan los gritos ni los ruidos
de toda una multitud de pastores.
De la misma manera, el Señor
de los Ejércitos Celestiales
descenderá para pelear en el monte Sión.