9 Poco después, el rey Senaquerib recibió la noticia de que el rey Tirhaca de Etiopía
iba al frente de un ejército para luchar contra él. Antes de salir al encuentro de sus agresores, envió mensajeros de regreso a Ezequías, en Jerusalén, con el siguiente mensaje: