23 Canten, oh cielos, porque el Señor
ha hecho algo tan maravilloso.
¡Griten de júbilo, oh profundidades de la tierra!
¡Pónganse a cantar
oh montes, bosques y todos los árboles!
Pues el Señor
ha redimido a Jacob
y es glorificado en Israel.