10 Te he refinado, pero no como se refina la plata;
más bien te he refinado en el horno del sufrimiento.