14 Sin embargo, Jerusalén
dice: «El Señor
me ha abandonado;
el Señor me ha olvidado».