26 Alimentaré a tus enemigos con su propia carne
y se embriagarán con ríos de su propia sangre.
Todo el mundo sabrá que yo, el Señor
,
soy tu Salvador y tu Redentor;
el Poderoso de Israel».