1 Advertencias contra el pecado
¡Escuchen! El brazo del Señor
no es demasiado débil para no salvarlos,
ni su oído demasiado sordo para no oír su clamor.