7 No le den descanso al Señor
hasta que termine su obra,
hasta que haga de Jerusalén el orgullo de toda la tierra.