19 La tierra quedará ennegrecida
por la furia del Señor
de los Ejércitos Celestiales.
El pueblo será combustible para el fuego,
y nadie perdonará la vida ni siquiera de su propio hermano.