3 Los mensajes del Señor
continuaron durante el reinado de Joacim, hijo de Josías, hasta el año once del reinado de Sedequías, otro de los hijos de Josías. En agosto
de ese año once, la gente de Jerusalén fue llevada cautiva.