7 —No digas: “Soy demasiado joven” —me contestó el Señor
—, porque debes ir dondequiera que te mande y decir todo lo que te diga.