8 Mi pueblo elegido ha rugido contra mí como un león en la selva,
por eso lo traté con desprecio.