3 Luego el Señor
me dio otro mensaje: