17 Señor
, ¡no me aterrorices!
Solo tú eres mi esperanza en el día de la calamidad.