16 Por lo tanto, su tierra quedará desolada,
será un monumento a su necedad.
Todos los que pasen por allí quedarán pasmados
y menearán la cabeza con asombro.