3 En esos días Israel estaba consagrado al Señor
,
era el primero de sus hijos.
Todos los que lastimaron a su pueblo fueron declarados culpables,
y sobre ellos cayó la calamidad.
¡Yo, el Señor
, he hablado!”».