5 Sin embargo, si rehúsan prestar atención a esta advertencia, les juro por mi propio nombre —dice el Señor
—, que este palacio se convertirá en un montón de escombros’”».