30 Entonces el Señor
le dio a Jeremías este mensaje: