18 »Tan cierto como que yo vivo —dice el Rey,
cuyo nombre es el Señor
de los Ejércitos Celestiales—,
¡alguien viene contra Egipto
que es tan alto como el monte Tabor
o como el monte Carmelo junto al mar!