10 ¡Malditos los que se rehúsen a hacer el trabajo del Señor
,
los que retengan la espada del derramamiento de sangre!