28 Escuchen a la gente que escapó de Babilonia
mientras cuentan en Jerusalén
cómo el Señor
nuestro Dios se vengó
de los que destruyeron su templo.