31 «Mira, pueblo arrogante, yo soy tu enemigo
—dice el Señor, el Señor
de los Ejércitos Celestiales—.
Ha llegado el día de tu juicio,
el día en que te castigaré.