2 Le diré a Dios: “No me condenes de plano,
dime qué cargos tienes en mi contra.