32 Como árboles, serán cortados en la flor de la vida;
sus ramas no reverdecerán jamás.