18 »Oh tierra, no escondas mi sangre;
deja que clame por mí.