26 Y después que mi cuerpo se haya descompuesto,
¡todavía en mi cuerpo veré a Dios!