28 »¿Cómo se atreven a seguir persiguiéndome,
diciendo: “Es su propia culpa”?