4 Aunque yo hubiera pecado,
eso es asunto mío y no de ustedes.