6 El averno
está desnudo en presencia de Dios;
el lugar de destrucción
está al descubierto.